Cámaras domésticas contra un cáncer infantil

Cámaras domésticas contra un cáncer infantil

Un equipo de científicos demuestra la validez de la fotografía amateur para detectar los tumores más comunes en los ojos de los niños

Las pupilas de los ojos del pequeño Noé aparecían siempre blancas en las fotografías domésticas que le tomaba su familia. Sus padres, Elizabeth y Bryan F. Shaw, empezaron a preocuparse por ello e iniciaron una investigación con un grupo de compañeros de su universidad –la de Baylor, en Texas– y otros científicos de Boston y Nueva York cuyos resultados han sido publicados en la revista Plos One. Gracias a su trabajo se ha constatado que las cámaras amateurs y los teléfonos móviles son dispositivos válidos para detectar la leucocoria, un signo del cáncer más común en los ojos de los niños –el retinoblastoma–, en la etapa inicial de la enfermedad.

Los autores de este artículo analizaron más de 7.000 instantáneas de nueve bebés con este problema y las compararon con imágenes de otros 19 menores sanos. Su conclusión fue que el denominado “ojo blanco” no siempre indica que se padezca este cáncer, aunque la leucocoria sí se presenta en sus primeras etapas, como le sucedió al pequeño Noé con solo 12 días de vida.

A partir de casos como el de este recién nacido, el equipo de expertos en oftalmología comprobó que el tamaño de los tumores se puede prever en función de la concentración de color que se dé en cada ojo. Como señalan los responsables de este hallazgo, “la frecuencia de leucocoria puede correlacionarse con la gravedad clínica del retinoblastoma”.

La aportación de los Shaw y sus seis colegas –Alireza Abdolvahabi, Brandon W. Taylor, Rebecca L. Holden, Alex Kentsis, Carlos Rodríguez-Galindo y Shizuo Mukai–, basada en un método tan sencillo como barato, será muy útil en los países en vías de desarrollo, donde se produce la mayoría de muertes por este cáncer, que se manifiesta hasta que los niños cumplen cinco años.

Con el tratamiento adecuado, la tasa de supervivencia está por encima del 95%; sin él, la proporción baja hasta la mitad. Con todo, quienes se curan acaban perdiendo visión, a veces de manera severa. Por esta razón es tan importante el diagnóstico temprano, algo a lo que, como ahora se sabe, pueden contribuir unos instrumentos digitales al alcance del gran público. Sea como fuere, desde el Centro de Oftalmología Barraquer, en Barcelona, la especialista en oculoplastia y motilidad ocular Ainhoa Martínez Grau recomienda mucha prudencia si se observa que los ojos de un menor salen blancos en un retrato.

Esta anomalía la pueden haber ocasionado distintas patologías: cataratas, retinopatía del prematuro, una persistencia de vascularización fetal, un retinoblastoma y otras todavía menos comunes, como la enfermedad de Coats, según aclara la doctora Sònia Viver, especialista en vítreo-retina, también de la Clínica Barraquer. Pero también puede ser debida, sencillamente, a un reflejo por el flas de la cámara.

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!