Archive For The “Salud visual” Category

Guía de cuidado de las lentes de contacto

Guía de cuidado de las lentes de contacto

¿Por qué es importante el cuidado de las lentes de contacto?

Al igual que el resto de los materiales sintéticos, en las lentes de contacto también se acumulan depósitos de partículas. Las lentes de contacto blandas, debido a su estructura esponjosa, pueden absorber asimismo los componentes de la película lagrimal. 

Si no se limpian estos depósitos y materiales absorbidos es posible que se acumulen en la superficie de la lente y, a la larga, esto puede ocasionar molestias y reducir la visión, así como un alto riesgo de contaminación.

Esta es la razón por la que hay que cuidar las lentes periódicamente utilizando diferentes tipos de soluciones que no sólo sean compatibles con los materiales de que están hechos las lentes, sino que también lo sean con los propios ojos.

 

¿Por qué se desaconseja lavar las lentes de contacto con agua?

El agua corriente contiene cloro, minerales y partículas de metal que pueden resultar perjudiciales tanto para las lentes como para los ojos.
Entre otros elementos, el agua contiene organismos que pueden causar serias infecciones en los ojos debido a la contaminación microbiana.
Ni las soluciones salinas caseras, ni el agua purificada o destilada desinfectan las lentes de contacto y no deben utilizarse para lavarlas.wash_hands

Los 5 pasos para el cuidado de las lentes de contacto:

1. Limpieza
Eliminación de depósitos. Hay una diferencia entre la limpieza manual de la superficie de las lentes y la eliminación de las proteínas. Para todas estas acciones te recomendamos algunos líquidos multipropósitos.

2. Desinfección
Se realiza con el líquido multipropósito recomendado por LUXOR OPTICA Y CONTACTOLOGÍA. Un paso muy importante, ya que mata las bacterias responsables de las infecciones oculares.

3. Conservación
Las lentes de contacto deben conservarse en líquido multipropósito, en condiciones estériles.

4. Lavado de las lentes
Cuando te quites las lentes, después de lavarlas y antes de volver a utilizarlas, utilizá una solución adecuada, que será generalmente una solución salina estéril. ¡Nunca laves las lentes con agua!

5. Humidificación de las lentes de contacto
Se puede realizar tantas veces como sea necesario. En realidad no se considera uno de los pasos para el cuidado de las lentes en sí. Sirve para aliviar los síntomas de sequedad y para llevar las lentes con más comodidad.proguard_thumbnail

¡Información importante!
También es necesario limpiar el estuche de las lentes y cambiarlo regularmente. Después de colocarte las lentes de contacto, lavá el estuche con una solución salina y dejalo abierto para que seque.

Información útil para el manejo de las lentes de contacto y de los productos para el cuidado de las mismas.

– Debés lavarte las manos, limpiarlas y secarlas adecuadamente antes de manipular las lentes
– Cerrá los frascos después de utilizarlos
– No toques el extremo superior del frasco de líquido multipropósito ni lo pongas en contacto con las lentes.
– Deberás seguir atentamente las instrucciones del fabricante al utilizar las soluciones (líquido multipropósito)
– No mezcles los componentes de los diferentes sistemas para el cuidado de las lentes
– Deberás utilizar siempre el estuche para las lentes recomendado por el contactólogo
– Las soluciones no deben reutilizarse
– Cambiá periódicamente el estuche de las lentes (se recomienda como mínimo cada vez que compres un líquido multipropósito nuevo)
– Los productos para el cuidado de las lentes no se deben exponer a la luz solar directa

La nicotina puede teñir las lentes; el consumo de alcohol puede conllevar la aparición del síndrome de ojo seco.

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!

Cámaras domésticas contra un cáncer infantil

leucoUn equipo de científicos demuestra la validez de la fotografía amateur para detectar los tumores más comunes en los ojos de los niños

Las pupilas de los ojos del pequeño Noé aparecían siempre blancas en las fotografías domésticas que le tomaba su familia. Sus padres, Elizabeth y Bryan F. Shaw, empezaron a preocuparse por ello e iniciaron una investigación con un grupo de compañeros de su universidad –la de Baylor, en Texas– y otros científicos de Boston y Nueva York cuyos resultados han sido publicados en la revista Plos One. Gracias a su trabajo se ha constatado que las cámaras amateurs y los teléfonos móviles son dispositivos válidos para detectar la leucocoria, un signo del cáncer más común en los ojos de los niños –el retinoblastoma–, en la etapa inicial de la enfermedad.

Los autores de este artículo analizaron más de 7.000 instantáneas de nueve bebés con este problema y las compararon con imágenes de otros 19 menores sanos. Su conclusión fue que el denominado “ojo blanco” no siempre indica que se padezca este cáncer, aunque la leucocoria sí se presenta en sus primeras etapas, como le sucedió al pequeño Noé con solo 12 días de vida.

A partir de casos como el de este recién nacido, el equipo de expertos en oftalmología comprobó que el tamaño de los tumores se puede prever en función de la concentración de color que se dé en cada ojo. Como señalan los responsables de este hallazgo, “la frecuencia de leucocoria puede correlacionarse con la gravedad clínica del retinoblastoma”.

La aportación de los Shaw y sus seis colegas –Alireza Abdolvahabi, Brandon W. Taylor, Rebecca L. Holden, Alex Kentsis, Carlos Rodríguez-Galindo y Shizuo Mukai–, basada en un método tan sencillo como barato, será muy útil en los países en vías de desarrollo, donde se produce la mayoría de muertes por este cáncer, que se manifiesta hasta que los niños cumplen cinco años.

Con el tratamiento adecuado, la tasa de supervivencia está por encima del 95%; sin él, la proporción baja hasta la mitad. Con todo, quienes se curan acaban perdiendo visión, a veces de manera severa. Por esta razón es tan importante el diagnóstico temprano, algo a lo que, como ahora se sabe, pueden contribuir unos instrumentos digitales al alcance del gran público. Sea como fuere, desde el Centro de Oftalmología Barraquer, en Barcelona, la especialista en oculoplastia y motilidad ocular Ainhoa Martínez Grau recomienda mucha prudencia si se observa que los ojos de un menor salen blancos en un retrato.

Esta anomalía la pueden haber ocasionado distintas patologías: cataratas, retinopatía del prematuro, una persistencia de vascularización fetal, un retinoblastoma y otras todavía menos comunes, como la enfermedad de Coats, según aclara la doctora Sònia Viver, especialista en vítreo-retina, también de la Clínica Barraquer. Pero también puede ser debida, sencillamente, a un reflejo por el flas de la cámara.

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!

Curiosidades sobre la salud visual

iStock_000013595654Medium¿Cuánto sabés acerca de la salud visual?  Te apuesto que al menos uno de estos datos te sorprenderá…

  • El 90% de los traumas oculares en los niños se pueden evitar con el uso adecuado de los anteojos de seguridad.
  • Uno de cada cuatro niños tiene un problema de la vista sin diagnosticar que puede afectar su aprendizaje.
  • Un examen de la vista puede prevenir más del 50% de los casos de pérdida de la visión.
  • Los cambios en las condiciones de iluminación a lo largo del día pueden afectar considerablemente la agudeza y el confort visual.
  • Más de la mitad de los adultos mayores de 65 años padecen de catarata.
  • El número de adultos con trastornos visuales se duplicará en los próximos 30 años.
  • Una temprana identificación y un tratamiento de retinopatía diabética puede reducir la pérdida de la visión en un 60%.
  • Como los efectos perjudiciales de los rayos UV son acumulativos, una exposición prolongada a lo largo de muchos años aumentará su riesgo de contraer cataratas en un futuro.
  • Para el año 2030, el número de personas con ceguera será el doble de lo que es hoy. La degeneración macular continuará siendo la principal causa de ceguera. Y la cantidad de casos de personas con glaucoma será cerca del doble.
  • Los trastornos oculares más comunes, tales como el síndrome de sequedad ocular, las enfermedades autoinmunes y ciertos tipos de cataratas, son más frecuentes en mujeres que en hombres.
  • Generalmente, las mujeres tienen una visión nocturna superior, pueden ver con menor dificultad el extremo rojo del espectro de luz y tienen una mejor memoria visual.
  • Cada año 16 millones de personas en Estados Unidos contraen ceguera como resultado de las cataratas; aproximadamente 3 millones quedan ciegos a causa de las cataratas por la exposición a los rayos UV.
  • Aproximadamente el 80% de la exposición a la radiación UV acumulada de toda la vida se produce antes de los 18 años.
  • Si bien el 79% de las personas sabe que el sol causa cáncer de piel, solamente el 9% sabe el daño que éste le puede causar a los ojos.
  • Es dos veces más probables que los niños utilicen filtros solares que anteojos de sol para protegerse de la perjudicial radiación solar.
  • La exposición constante a la luz solar intensa puede dañar la córnea, el cristalino y la retina.
  • Sabías que los exámenes oculares no solamente detectan problemas en tus ojos, sino que además pueden descubrir presión alta, enfermedades hepáticas y otras 200 condiciones más?
  • El riesgo de contraer cataratas se puede reducir al comer 3 1/2 porciones de frutas y verduras al día.  (Fuente: The American Journal of Clinical Nutrition — Revista Americana de Nutrición Clínica)
  • Para el año 2030, el número de personas con ceguera será el doble de lo que es hoy. La degeneración macular continuará siendo la principal causa de ceguera. Y la cantidad de casos de personas con glaucoma será cerca del doble.
  • El sol no necesariamente tiene que sentirse intenso o fuerte para dañar tu piel y tus ojos. El daño es causado por la radiación UV, que no se ve ni se siente, por eso no te dejes engañar por las temperaturas templadas.
  • Los músculos extraoculares que mueven los ojos son los más fuertes del cuerpo humano por la función que desempeñan. Son 100 veces más potentes de lo que necesitan ser.
  • Nuestros ojos están compuestos por más de dos millones de partes funcionales.

¿Aprendiste algo nuevo?

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!

El estrabismo de los niños

estrabismoEl estrabismo, Los niños estrábicos, conocidos popularmente como bizcos, tienen un problema en el eje de la visión. Los ojos no enfocan de forma simultánea al mismo punto. Hay una desviación y cada ojo apunta a un lugar distinto. En función de esto se distingue entre endotropía o exotropía, si la desviación es hacia dentro o hacia fuera, y entre híper o hipotropía si es hacia arriba o hacia abajo, también se pueden dar de formas combinadas.

Es un trastorno relativamente frecuente en la población infantil, se calcula que la padecen un 4% de los niños y como tal requiere de una intervención temprana a fin de minimizar sus efectos. No existe una causa clara y determinante, normalmente se debe a problemas en el control de la musculatura del ojo, también se da en casos de alteraciones ópticas como la hipermetropía. Existen otros desencadenantes como puede ser traumatismos craneales o enfermedades que pueden afectar al ojo como la diabetes.

El estrabismo por alteración óptica no aparece hasta los 3 ó 4 años

El que lo motive una u otra causa hará que se detecte antes o después. Ante todo hay que tener claro que hasta los seis meses los bebés no controlan sus músculos oculares por lo que no hay que extrañarse si cada ojo se le va para un lado, pero a partir de esa edad sí que deben ser capaces de fijar su atención, sino es así habrá que consultar con el especialista a fin de que valore que problema puede subyacer ya que puede haber lesiones en la retina e incluso tumores. Si es debido a una alteración óptica el estrabismo no aparecerá hasta los 3 o 4 años.

Lo más importante en cuanto se detecta un caso de estrabismo en el niño es acudir al oftalmólogo, si se deja pasar más allá de los siete años el ojo desviado no podrá volver a su lugar y la imagen que se percibirá no será la adecuada produciendo la denominada ambliopía que conlleva una pérdida de la visión permanente.

Para evitarla es necesario tratar al niño a tiempo, el especialista realizará el diagnóstico después de realizar los exámenes pertinentes en función de la edad del niño, que normalmente consisten en evaluar sus movimientos oculares además de examinar el fondo del ojo y la refracción ocular.

Tratamiento del estrabismo

Con el tratamiento se pretende fundamentalmente evitar la ambliopía, para ello se suele tapar el ojo sano con un parche a fin de obligar al ojo desviado a esforzarse y captar las imágenes de forma correcta. También se busca que los ojos enfoquen mejor, especialmente cuando hay además hipermetropía, en este caso lo mejor son las gafas aunque también está la opción de la cirugía. Esta última no va a sustituir el uso de las gafas o del parche pero con ella sí que se va a conseguir que los ojos estéticamente presenten una imagen alineada.

En todos los casos será el especialista el que valore cual es la mejor alternativa para corregir el problema de visión del niño, pero no hay que olvidar que la intervención debe ser lo más temprana posible, en caso contrario el problema será irreversible.

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!

Diabetes y Salud Visual

La diabetes es una enfermedad que afecta la capacidad del cuerpo para producir o utilizar insulina de manera eficaz para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Si bien la glucosa es una fuente importante de energía para las células del cuerpo, el exceso de glucosa en la sangre durante mucho tiempo puede causar daños en varias partes del cuerpo, incluyendo el corazón, los riñones, los vasos sanguíneos y los pequeños vasos sanguíneos de los ojos.

Cuando los vasos sanguíneos en la retina del ojo (el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo) se inflaman, producen un escape de fluidos o se cierran por completo, o si nuevos vasos sanguíneos anormales crecen en la superficie de la retina, existe la condición llamada retinopatía diabética.

Mayores Afro-Americano

Las personas con mayor riesgo de desarrollar una retinopatía diabética son aquellos que tienen diabetes o un mal control del azúcar en la sangre, mujeres embarazadas, y personas con presión arterial alta, niveles elevados de lípidos, o ambas condiciones. Adicionalmente, personas en ciertos grupos étnicos, como los afroamericanos, hispanos y nativos americanos, son más propensos a desarrollar la retinopatía diabética. De hecho, un nuevo estudio confirma que la diabetes es uno de los factores de riesgo principales para la pérdida de visión entre hispanos.

Prueba de diabetes

Recordá que la diabetes puede causar cambios en la visión, incluso si usted no tiene retinopatía. Si tus niveles de azúcar en la sangre cambian rápidamente, la forma del lente del ojo (cristalino) puede ser afectada, causando visión borrosa, la cual vuelve a la normalidad después de que el azúcar en la sangre se estabiliza. Un buen control del azúcar en la sangre ayuda a reducir los episodios de visión borrosa.

Obtené más información sobre la retinopatía diabética y cómo salvar tu visión.

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!

Retinopatía diabética

La retinopatía diabética, la enfermedad ocular diabética más común, ocurre cuando hay cambios en los vasos sanguíneos en la retina. A veces, estos vasos pueden hincharse y dejar escapar fluidos, o inclusive taparse completamente. En otros casos, nuevos vasos sanguíneos anormales crecen en la superficie de la retina.

La retina es una capa fina de tejido sensible a la luz que cubre la parte posterior del ojo. Los rayos de luz se enfocan en la retina, donde son transmitidos al cerebro e interpretados como imágenes. La mácula es un área muy pequeña en el centro de la retina. La mácula es el área responsable por la visión detallada, permitiéndonos leer, coser o reconocer una cara. La parte alrededor de la retina, llamada retina periférica, es responsable por la visión lateral o periférica.

Generalmente, la retinopatía diabética afecta a ambos ojos. Las personas con retinopatía diabética a menudo no se dan cuenta de los cambios en su visión durante las primeras etapas de la enfermedad. Pero a medida que avanza, la retinopatía diabética usualmente causa una pérdida de visión que en muchos casos no puede ser revertida.

Problemas del ojo diabético

Existen dos tipos de retinopatía diabética:

De fondo o retinopatía diabética no proliferativa (RDNP)
La retinopatía diabética no proliferativa (RDNP) es la etapa más temprana de la retinopatía diabética. Cuando existe esta condición, los vasos sanguíneos deteriorados permiten un escape de fluidos de sangre dentro del ojo. Ocasionalmente, depósitos de colesterol u otras grasas de la sangre pueden entrar en la retina.

La RDNP puede causar cambios en los ojos, incluyendo:

  • Microaneurismas: Unas pequeñas protuberancias en los vasos sanguíneos de la retina que con frecuencia dejan escapar líquidos.
  • Hemorragias de la retina: Unas pequeñas manchas de sangre que entran a la retina.
  • Exudados duros: Es la inflamación o engrosamiento de la mácula a causa de escapes de líquido de los vasos sanguíneos de la retina. La mácula no funciona correctamente cuando está inflamada. El edema macular es la causa más común de pérdida de la visión durante la diabetes.
  • Exudados macular: Es la inflamación o engrosamiento de la mácula a causa de escapes de líquido de los vasos sanguíneos de la retina. La mácula no funciona correctamente cuando está inflamada. El edema macular es la causa más común de pérdida de la visión durante la diabetes.
  • Isquemia macular: Los pequeños vasos sanguíneos (capilares) se cierran o se tapan. Su visión se torna borrosa ya que la mácula no recibe suficiente sangre para funcionar correctamente.

Muchas personas con diabetes tienen RDNP ligera, lo que por lo general no afecta la visión. Sin embargo, si su visión se ve afectada, es como resultado de un edema macular y una isquemia macular.

Observe cómo el edema macular y la isquemia macular afectan a los ojos

 

Retinopatía diabética proliferativa (RDP)
La retinopatía diabética proliferativa (RDP) sucede principalmente cuando muchos de los vasos sanguíneos de la retina se tapan, impidiendo un flujo suficiente de la sangre. En un intento de suministrar sangre a la zona donde los vasos originales se han tapado, la retina responde creando nuevos vasos sanguíneos. Este proceso se llama neovascularización. Sin embargo, los nuevos vasos sanguíneos también son anormales y no proporcionan a la retina con el flujo sanguíneo adecuado. A menudo, los nuevos vasos van acompañados por tejidos cicatrizados que pueden hacer que la retina se arrugue o se desprenda.

La RDP puede causar una pérdida de la visión más severa que la RDNP, ya que puede afectar tanto la visión central como la periférica. La RDP afecta la visión de las siguientes maneras:

Hemorragia vítrea: Los nuevos y delicados vasos sanguíneos sangran dentro del vítreo (la sustancia gelatinosa en el centro del ojo), previniendo que los rayos de luz lleguen a la retina. Si la hemorragia es pequeña, es posible que usted vea algunas nuevas manchas oscuras y flotantes. Una hemorragia muy grande puede bloquear la visión, permitiéndole sólo ver la diferencia entre claro y oscuro. Una hemorragia vítrea por sí sola no causa una pérdida de visión permanente. Toda vez que la sangre desaparece, la visión puede volver a su estado anterior, a menos que la mácula se haya dañado.

Desprendimiento de la retina por tracción: Cuando el tejido de una cicatriz producida por una neovascularización se encoge, la retina se arruga y puede desprenderse de su posición normal. Estas arrugas maculares pueden distorsionar la visión. Pérdida de la visión más graves pueden ocurrir si la mácula o áreas grandes de la retina se desprenden.

Glaucoma neovascular: Si una serie de vasos de la retina se cierran, una neovascularización en el iris (la parte coloreada del ojo) puede ocurrir. Cuando esta condición existe, los nuevos vasos sanguíneos pueden bloquear el flujo normal de líquido en el ojo. La presión en el ojo aumenta, lo que presenta una condición particularmente grave que causa daños al nervio óptico.

Observe cómo una hemorragia vítrea afecta a sus ojos.

Cuando los niveles de azúcar en la sangre son muy altos durante largos períodos de tiempo, los capilares (pequeños vasos sanguíneos) que suministran sangre a la retina pueden deteriorarse. Con el tiempo, estos vasos sanguíneos comienzan a filtrar líquidos y grasas, produciendo un edema (hinchazón). Eventualmente, una condición llamada isquemia puede ocurrir, durante la cuál los vasos sanguíneos pueden taparse. Estos problemas son señales de que hay una retinopatía diabética no proliferativa (RDNP).

Si los problemas de un ojo diabético no son tratados, una retinopatía diabética proliferativa (RDP) puede desarrollarse. Una obstrucción de los vasos sanguíneos debida a una isquemia puede llevar al crecimiento de nuevos vasos sanguíneos anormales en la retina (neovascularización) y hacer daño a la retina, causando arrugas o un desprendimiento de retina. La neovascularización puede incluso causar glaucoma, un daño al nervio óptico (el nervio óptico lleva las imágenes del ojo hacia cerebro).

Woman in exam roomUn control estricto de la glicemia y la presión arterial, así como visitas periódicas a su oftalmólogo para una detección de retinopatía diabética, son claves para prevenir la enfermedad y una pérdida de la visión.

Usted puede tener una retinopatía diabética y no ser consciente de ello, ya que las primeras etapas de la enfermedad, a menudo, no llevan síntomas.

Sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, los síntomas de una retinopatía diabética pueden incluir:

  • Manchas, puntos o algo similar a hilos de telarañas oscuras flotando en la visión (llamados miodesopsias, manchas flotantes o “moscas” volantes);
  • Visión borrosa;
  • Visión que cambia periódicamente de borrosa a clara;
  • Áreas oscuras (completa o parcialmente) en el campo de visión;
  • Mala visión nocturna;
  • Colores que aparecen descoloridos o diferentes;
  • Pérdida de la visión.

Los síntomas de la retinopatía diabética afectan, por lo general, a ambos ojos.

Observe una simulación de cómo es la visión con retinopatía diabética no proliferativa y la visión con retinopatía diabética proliferativa.

El manejo cuidadoso de su diabetes es la mejor manera de prevenir la pérdida de la visión. Si usted tiene diabetes, consulte a su Doctor de los Ojos para un examen anual de retinopatía diabética con dilatación de los ojos, inclusive si su visión parece normal, ya que es importante detectar las etapas tempranas de la enfermedad. En casos de embarazo, su Doctor de los Ojos le puede recomendar exámenes oculares adicionales durante todo el embarazo, debido a que ocasionalmente un embarazo puede empeorar la retinopatía diabética.

Póngase en contacto con su Doctor de los Ojos de inmediato si experimenta cambios repentinos en la visión o ésta se vuelve borrosa, presenta manchas o nubosidad.

La diabetes puede causar cambios en la visión en ambos ojos, incluso cuando no hay una retinopatía. Cambios rápidos de azúcar en la sangre alteran la forma del cristalino del ojo, y desenfocan las imágenes. Cuando el azúcar en la sangre se estabiliza, la imagen vuelve a enfocarse. Usted puede reducir los episodios de visión borrosa manteniendo un buen control de azúcar en la sangre.

Las personas con diabetes están en riesgo de desarrollar retinopatía diabética. La diabetes es una enfermedad que afecta la capacidad del cuerpo para producir o utilizar insulina de manera eficaz para controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Existen tres tipos de diabetes.

  • Diabetes tipo 1: Generalmente se diagnostica en niños y adultos jóvenes y se conocía anteriormente como diabetes juvenil. Esta condición hace que el cuerpo no produzca insulina.
  • Diabetes tipo 2: Es la forma más común de diabetes. O bien el cuerpo no produce suficiente insulina o las células del cuerpo no reconocen la insulina.
  • Diabetes gestacional: Los niveles de azúcar en la sangre (glucosa) se elevan durante el embarazo en mujeres que nunca han tenido diabetes. La diabetes gestacional comienza cuando el cuerpo de la madre no es capaz de producir y usar toda la insulina que necesita durante el embarazo.

Personas con cualquier tipo de diabetes pueden desarrollar hiperglicemia (un exceso de azúcar en la sangre, o glucosa sérica). Aunque la glucosa es una fuente vital de energía para las células del cuerpo, una elevación crónica de la glucosa sérica puede causar daños en todo el cuerpo, incluyendo los pequeños vasos sanguíneos en los ojos.

Factores de riesgo de la retinopatía diabética

Varios factores pueden influir en el desarrollo y la severidad de la retinopatía diabética, incluyendo:

  • Niveles de azúcar en la sangre
    Un control del azúcar en la sangre es un factor clave que usted puede manejar. La reducción de niveles de azúcar en la sangre puede retrasar la aparición y la progresión de una retinopatía diabética.
  • Presión arterial
    Un ensayo clínico importante ha demostrado que el control efectivo de la presión arterial reduce el riesgo de una progresión de retinopatía diabética, y el deterioro de la agudeza visual. Una presión arterial alta daña sus vasos sanguíneos, aumentando las posibilidades de problemas en los ojos. La presión arterial ideal para la mayoría de las personas con diabetes debe ser menor que 130/80 mmHg.
  • Older people
  • Duración de la diabetes
    El riesgo de desarrollar una retinopatía diabética o de que progrese, aumenta con el tiempo. Después de los 15 años de edad, un 80 por ciento de los pacientes con tipo 1 desarrollan retinopatía diabética. Después de los 19 años de edad, hasta el 84 por ciento de los pacientes con diabetes de tipo 2 desarrollan retinopatía diabética.
  • Niveles de lípidos en la sangre (colesterol y triglicéridos)
    Un nivel elevado de lípidos en la sangre puede llevar a una mayor acumulación de exudados, los depósitos de proteínas que se filtran en la retina. Esta condición se asocia con un mayor riesgo de pérdida visual moderada.
  • Older African-American male
  • Origen étnico
    Mientras que la retinopatía diabética puede ocurrir en cualquier persona con diabetes, ciertos grupos étnicos están en mayor riesgo, debido a su propensión a desarrollar la diabetes. Estos grupos incluyen a los afroamericanos, latinos y nativos estadounidenses.
  • Embarazo
    El embarazo puede causar cambios en sus ojos. Si usted tiene diabetes y queda embarazada, su riesgo de desarrollar una retinopatía diabética aumenta. Si usted ya tiene retinopatía diabética, la enfermedad puede progresar. Sin embargo, algunos estudios sugieren que estos cambios pueden revertirse después de dar a luz si son tratados, y no hay un incremento en la progresión a largo plazo de la enfermedad.
Imprimí o compartí esta información con tus amigos!

Miopía, hipermetropía y astigmatismo. ¿De qué se tratan?

585gafas¿Te cuesta trabajo ver claramente la pantalla del cine – o incluso la de tu televisor?  Si no tenés dificultad para ver objetos cercanos, pero debés entrecerrar los ojos para enfocar objetos lejanos, es posible que seas corto de vista. Ser corto de vista es el término común que se utiliza para un problema de la visión denominado miopía

La miopía es una condición que sucede en el interior del ojo.  El globo ocular es demasiado largo o la córnea o el cristalino (lente) son demasiado curvos, lo que provoca que las imágenes converjan por delante de la retina, el área que “procesa” las imágenes visuales. La gente que es corta de vista puede ver claramente los objetos que se encuentran “cerca”, pero ve aquellos que están distantes con menor claridad o en forma borrosa.

Ahora, si alguna vez notaste que un amigo o un pariente de edad avanzada tiene que sostener un libro a cierta distancia para poder leerlo – es posible que esa persona tenga hipermetropía.

Una persona que tiene hipermetropía ve los objetos a cierta distancia con claridad, pero tiene dificultad para ver los objetos que se encuentran muy cerca. Al igual que la miopía (visión cercana) la hipermetropía tiene lugar dentro del mismo ojo. El globo ocular es demasiado corto desde el frente hasta la parte posterior y el cristalino del ojo tiene dificultad en redondearse para enfocar adecuadamente. Esto provoca que la imagen converja detrás de la retina, el área que “procesa” las imágenes visuales.

El astigmatismo es una forma de visión borrosa, y un problema visual provocado por la curvatura irregular de la parte externa del ojo (córnea). Como el ojo tiene una curvatura irregular, la luz se procesa en forma diferente, lo que origina el enfoque de dos puntos de imagen en la retina en lugar de uno.

Como te imaginarás, la existencia de dos imágenes procesadas separadamente origina una visión borrosa leve, moderada o grave en uno o ambos ojos. Los síntomas incluyen la tendencia a entrecerrar los ojos, tensión o fatiga ocular y dolores de cabeza recurrentes.

Las investigaciones demuestran que aproximadamente una de cada tres personas padece alguna forma de astigmatismo.

La miopía, la hipermetropía y el astigmatismo son problemas oculares comunes, que pueden intensificarse con la edad. Todos se diagnostican mediante un sencillo examen de la vista y en general son bastante fáciles de tratar con anteojos o lentes de contacto.

VISITÁ A TU OFTALMÓLOGO SI TENÉS ALGUNO DE ESTOS PROBLEMAS Y UNA VEZ QUE TE CONFECCIONE UNA RECETA CON TU PRESCRIPCIÓN, TE ESPERAMOS EN LUXOR ÓPTICA Y CONTACTOLOGÍA PARA RESOLVER TU PROBLEMA.

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!

La visión saludable. Parte integral de una vida saludable

Dieta-equilibrada-628x431Cuando hablamos de una visión saludable, nos referimos al cuidado y la protección de la visión tanto ahora como a largo plazo ? se trata del sentido que te permite tener una exclusiva y personal visión del mundo. Mucho de lo que aprendés, experimentás y disfrutás te llega a través de tus ojos.

La visión saludable requiere vivir saludablemente, realzando la importancia de tu vista y protegiendo el bienestar de tus ojos. Significa hacerte exámenes de la vista con regularidad. También significa usar la graduación correcta en caso de necesitar anteojos o lentes de contacto. Significa saber cómo proteger tus ojos del resplandor, de los nocivos rayos solares UV, de las actividades de alto riesgo. Significa entender cómo tu estilo de vida, tu dieta y tus hábitos pueden afectar la calidad de tu visión ? hoy y en el futuro.

Y la visión saludable significa además proteger la visión de tus niños.

 

Un cuerpo saludable. Hábitos saludables. Una visión saludable.

Tus ojos son parte de tu cuerpo. Algunos de los mismos hábitos saludables que protegen tu salud en general también promueven la salud visual:

  • Consumir una dieta equilibrada rica en fibras, frutas y verduras
  • Beber agua para hidratar tu cuerpo y tus ojos
  • No fumar, y evitar la exposición prolongada al humo del cigarrillo
  • Usar protección ultravioleta (UV)

Los antioxidantes tales como las vitaminas C y E y los carotenoides como la luteína y la zeaxantina han demostrado ser prometedores en los estudios de investigación para reducir el riesgo y el avance de las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad (DME). Pregúntale a tu doctor si estás consumiendo suficiente cantidad de ellos a través de los alimentos o si deberías considerar suplementos de los mismos.  Recordá que no tenés porqué gastar una fortuna en ellos.  Se consiguen económicamente en el supermercado o en la farmacia.

Recordatorios adicionales para una visión saludable.

Los estudios muestran que una cantidad sorprendente de hábitos de salud visual se pasan por alto.  Por ejemplo, es importante completar el tratamiento que te receten cuando tienes problemas oculares.  Esto significa seguir las instrucciones al pie de la letra hasta que el medicamento se haya acabado, no dejarlo a medias porque creés que ya mejoraste.

Recordá que debés informarle a tu oftalmólogo acerca de cualquier medicamento que te haya recetado otro médico, ya que pueden producirse efectos secundarios no deseados para tu vista cuando se combinan medicamentos oftalmológicos con otras recetas.

Resulta sorprendente cuántos de nosotros trabajamos con poca luz o en condiciones de escasa iluminación ? procurá utilizar iluminación adecuada y uniforme cuando leas o hagas algún trabajo que requiera concentración. Y adaptá la iluminación de la pantalla de tu computadora al ambiente en el cual la usás.

Tanto el resplandor como la radiación UV presentan riesgos y peligros visuales. Tomate un tiempo para entender cómo reducirlos, ya sea con lentes protectores o lentes que reduzcan el deslumbramiento y bloquéen totalmente los rayos UV.

Hay más ? mucho más ? para tomar en cuenta si realmente deseás comprometerte a tener una vista sana.  En esta sección encontrarás mucha más información que te permitirá disfrutar de todo lo que te brindan esos lindos ojos…

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!

Si tu hijo no quiere usar lentes…

hispanic-image_i-sm

Los niños no quieren sentirse “diferentes”… y esto puede afectar su disposición a usar los lentes que se le han recetado.  Pero debés ayudarle a sobrellevar sus inquietudes ya que el ver mal puede llevar a problemas de autoestima todavía más severos.  Los niños que no ven bien tienden a frustrarse con más facilidad, a tener dificultad para concentrarse, a sentirse tontos o ridículos, y a tener dolores de cabeza frecuentes, entre muchos otros problemas.  Recordá, ¡uno de cada cuatro niños tiene un problema de la vista no detectado que puede interferir con su aprendizaje!

Como padre o madre de familia, debés demostrar una actitud positiva ante los lentes de tus hijos y ayudarles a sentir orgullo y confianza en si mismos.  En Vida y Salud contestamos algunas de tus preguntas acerca de cómo ayudar a los niños que deben usar anteojos por indicación médica.

 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a que se sienta mejor respecto a la necesidad de usar anteojos?

En primer lugar, analiza tu propia actitud frente a los anteojos. No presupongas que tu hijo va a rechazar la idea de usarlos. Los anteojos han recorrido un largo camino desde los “fondos de botella” que usaba la generación de nuestros padres. Gracias a los avances en los lentes delgados y livianos y la existencia de tantos armazones (monturas) discretos o llamativos y de moda, tu hijo en realidad podría entusiasmarse con la idea de usar anteojos para parecerse a sus mayores o para expresar un estilo personal.

Le podés recordar que muchos de sus personajes favoritos del cine o de las obras de ficción infantiles usan anteojos. Ellos le pueden servir de modelo.  Por ejemplo Harry Potter.

Sin embargo, ya sea debido a un nuevo par de anteojos o por la aceleración del crecimiento, los niños siempre pueden encontrar motivos para burlarse entre sí. Felizmente, estos incidentes de burla frecuentemente son pasajeros. Controlá la necesidad de lanzarte a defender a tu hijo. En lugar de eso, ofrecele consejos para que pueda controlar la situación por sí mismo. El conservar el sentido del humor también es útil.

¿Cómo podemos elegir anteojos que nos agraden tanto a mi hijo como a mí?

Asegurate de que tu hijo se sienta parte del proceso de selección del marco. A fin de cuentas no hay nada más importante para que tu hijo use sus anteojos y que además los cuide bien.

Sin las restricciones que tenemos los adultos (por ejemplo, un ambiente laboral conservador), los niños gozan de mucha más libertad para elegir el estilo, el color y la forma de los anteojos que usarán. ¡Aprovechalo! Dejalos ser niños. Dale rienda a su individualidad. Recordá que tendrán mucho tiempo para ser adultos.

Si bien los niños pueden desear un color o una marca específica que está de moda, los padres deben también pensar en la durabilidad y la seguridad de los lentes y del armazón. Tu profesional de la salud visual es tu mejor fuente de información acerca de lo que existe en el mercado: patillas durables de estilo resorte, monturas flexibles y resistentes, lentes de policarbonato o trivex resistentes al impacto y protección contra los rayos UV.

¿Y qué hay acerca de proteger los ojos de los niños del sol?

Alrededor del 80% de la exposición a la radiación UV en el transcurso de toda la vida de una persona tiene lugar antes de los 18 años. Los padres por lo general toman precauciones para proteger la piel de sus hijos del sol, pero raras veces hacen el esfuerzo para protegerles los ojos de los dañinos rayos y el resplandor ultravioleta solar.

Incluso en un día nublado, la luz UV del sol puede provocar quemaduras en la piel y en la córnea de los ojos. A largo plazo, esto puede aumentar sus posibilidades de desarrollar cataratas o daños en la retina que pueden llevar a la ceguera. Así como los protectores solares pueden proteger la piel de los niños de la sobreexposición a los rayos UV, los anteojos apropiados pueden bloquear la radiación y proteger sus ojos de manera segura.

Los lentes fotocromáticos, que cambian de claros a oscuros en presencia de la luz ultravioleta, brindan una ventaja en la salud visual ya que proporcionan 100% de protección de los dañinos rayos y resplandor UV, y lo hacen de manera automática, lo cual elimina la necesidad de que los niños deban hacerse cargo de dos pares de anteojos (unos para uso regular y otros para el sol).

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!

4 consejos para el cuidado de sus lentes recetados

istock_000006469252xsmall-300x199Cuando se trata de cuidar tus lentes recetados, hay una regla muy simple cuyo cumplimiento virtualmente garantiza años de rendimiento de sus anteojos: si no están en tu cara, guardalos en un estuche.

El problema es que en realidad nadie sigue esta regla en todo momento (vos te conoces). Si – como la mayoría de nosotros – no siempre utilizás un estuche sólido para guardar tus lentes recetados, entonces los siguientes consejos de mantenimiento y cuidado van a contribuir en gran medida a que mantengas una visión saludable.

 

 

El 1, 2, 3, 4 de la limpieza y la protección de tus lentes:

1. Mantenelos limpios. Pero hacelo fácil. No te compliques.Para lavar tus anteojos recetados, LUXOR ÓPTICA Y CONTACTOLOGÍA te sugerimos que frotes suavemente los lentes con tus dedos utilizando agua tibia enjabonada. Enjuágalos y sécalos con un paño limpio y suave. Así de fácil. Muchos proveedores oftalmológicos venden telas de limpieza de microfibra ultra finas y lavables a máquina que remueven la suciedad y el polvo. Conseguite una. Evitá frotar tus lentes con trapos o toallas de papel ya que los pueden rayar. Y evitá definitivamente el uso de limpiadores caseros, acetona o jabones cremosos porque los productos químicos pueden dañar los armazones.

2. Un estuche resistente para guardarlos. Guardá tus lentes en un estuche resistente protector cuando no los estés utilizando para evitar que se rayen. Guardarlos adecuadamente también ayuda a mantenerlos limpios y a proteger su valioso armazón. Nunca coloques los anteojos recetados en tu bolso, bolsillo o cartera sin protección.

3. Apoyalos con cuidado. De acuerdo, no siempre utilizás el estuche. Pero al colocar tus lentes recetados en una mesa o escritorio, al menos cerrá el armazón antes de apoyarlos. Colocalos siempre con el armazón hacia abajo para evitar rayar los lentes. El piso nunca es un buen lugar para dejar tus anteojos. Y cuando estés en el baño, recordá: El lavabo o pileta o el tocador colocan a tus anteojos en una posición peligrosa. Las salpicaduras, los aerosoles y los productos cosméticos pueden manchar los lentes antes de que te des cuenta. Y lo que es peor, los tratamientos anti-reflejo (AR) pueden dañarse con los aerosoles o perfumes que usás.

4. Mantené tus anteojos sobre tu nariz, no en tu cabeza. Los anteojos recetados están diseñados para colocarse sobre tu nariz, frente a tus ojos, no sobre tu cabeza. Si los apoyás en la cabeza los armazones se pueden desalinear, haciendo que hasta los lentes más limpios pierdan su efectividad al no estar ubicados correctamente frente a tus ojos.

Con estas cuatro sencillas medidas, tus anteojos durarán un largo tiempo en condiciones óptimas para cuidar tus ojos y mejorar tu visión.

LUXOR ÓPTICA Y CONTACTOLOGÍA TE OFRECE ASESORAMIENTO GRATUITO SOBRE EL CUIDADO DE TUS ANTEOJOS Y MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS DIFERENTES MATERIALES PARA QUE TENGAS LOS ANTEOJOS MÁS ADECUADOS PARA VOS. VISITANOS!

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!
Go Top