¿Necesitás anteojos recetados?

Antes de seguir leyendo, si sospechás que necesitás anteojos recetados pero no sabés qué tenés, lee primero aquí que te damos unos consejos. Si ya sabés que necesitás o tenés la receta del oculista, seguí leyendo:

A tener en cuenta al momento de elegir tus anteojos:

Armazón o marco

Hay varios factores que influyen en la elección de un armazón: el tipo de material (plástico o metal), el espesor del cristal (si tiene poco o mucho aumento) y la estética (lo que está de moda y la forma de la cara de quien lo va a usar).  Podemos asesorarte en qué es lo más conveniente para vos.

Cristales con aumento

Si bien existen cristales con aumento de diversos materiales como el vidrio (también llamado mineral), el policarbonato, el trivex y el orgánico, cada uno tiene características que pueden afectar negativa o positivamente tu comodidad. Visitanos y te explicaremos las diferencias de cada uno para que sepas qué estás comprando y así poder brindarte un mayor confort y salud visual.

Filtros y tratamientos

El exceso de luz artificial al que estamos sometidos por la iluminación en nuestros hogares, lugares de estudio o de trabajo, en la vía pública y fundamentalmente con el uso de las nuevas tecnologías (monitores, televisores, celulares y tablets) nos está perjudicando gravemente provocando entre otras cosas Síndrome de Ojo Seco, fatiga visual, dolor de cabeza, visión borrosa, insomnio, enfermedades como las cataratas y la degeneración macular y hasta arrugas. Para disminuir o evitar todo esto hay varios filtros y tratamientos que tus cristales pueden tener: antirreflejos, filtro para luz azul, fotocromáticos o diversos colores de tintes para ciertas enfermedades oculares específicas.

A la izquierda lentes sin antirreflejos y a la derecha lentes con antirreflejos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!