La miopía es un error refractivo, lo que significa que el ojo no refracta la luz adecuadamente para ver las imágenes con claridad. Cuando existe una miopía, los objetos cercanos se ven claramente, pero los distantes se ven borrosos. Más o menos una de cada cuatro personas es miope. Este es un desorden de los ojos relacionado con el enfoque, no una enfermedad de los ojos.

Aproximadamente el 25% de la población adulta de los países occidentales y el 80% de los niños en edad escolar, tienen miopía.

Un ojo es miope cuando el largo del ojo es desproporcionado con respecto a la curvatura de la córnea, o viceversa. Los rayos que entran al ojo, forman su imagen delante de la retina y por lo tanto, la imagen se presenta borrosa. A los miopes se los conoce vulgarmente como cortos de vista, y esto quiere decir que ven mal los objetos lejanos y bien los cercanos, pues su punto de enfoque es mucho más “corto” o cercano que el de una persona de visión normal. Existen diferentes grados de miopía. Cuanto más miope es un paciente, más borrosa será la imagen de los objetos distantes y más gruesos serán también los lentes (es decir más dioptrías negativas tendrá su receta). Sin embargo, la mayoría de los miopes (alrededor del 80%) tienen menos de 6 dioptrías de miopía. La tabla siguiente muestra una categorización simple de los grados de miopía:

Miopía leve: menos de 3 dioptrías

Miopía moderada: entre 3 y 6 dioptrías

Miopía extrema: más de 9, puede llegar hasta 30 o más dioptrías

Una miopía leve es llamada miopía baja. Una miopía severa se conoce como miopía alta. Una miopía alta generalmente se estabiliza entre los 20 y los 30 años de edad. Una miopía alta, normalmente puede corregirse fácilmente con anteojos, lentes de contacto o algunas veces con cirugía refractiva.

Eye-anatomy-Spanish

Los pacientes con miopía tienen un mayor riesgo de desarrollar un desprendimiento de la retina. Su oftalmólogo (“Doctor de los Ojos” u oculista) discutirá con usted cuáles son las señales de alarma de un desprendimiento de la retina, y si usted está en una categoría de alto riesgo. Si la retina se desprende y se descubre a tiempo, un procedimiento quirúrgico puede usualmente repararla. Es importante someterse a exámenes regulares de los ojos realizados por un oftalmólogo para que los cambios en la retina que conducen a riesgo de desprendimiento de retina puedan ser observados y tratados.

Las personas con miopía alta también pueden tener un riesgo mayor de desarrollar glaucoma y cataratas.

La miopía en los niños

Boy-with-painted-fingersLa miopía es hereditaria y se descubre a menudo en los niños cuando tienen entre ocho y 12 años de edad. Durante los años de la adolescencia, cuando el cuerpo crece rápidamente, la miopía puede empeorar. Entre los 20 y los 40 años de edad, por lo general hay pocos cambios. La miopía también puede ocurrir en los adultos.

La miopía se desarrolla en 8 de cada 10 niños durante su edad escolar, ya que su sistema visual no puede soportar el esfuerzo que se les exige en trabajos de visión próxima. Así, como consecuencia, pierden agudeza visual de lejos. Mientras que la hipermetropía, en algunos casos, es más difícil de descubrir, la miopía es fácil de detectar, ya que la persona miope no ve bien de lejos, y guiña los ojos para poder enfocar imágenes lejanas con nitidez. Los padres y profesores son los que antes detectarán y descubrirán si un niño es miope.

Síntomas de la miopía

La miopía está relacionada sobre todo con factores genéticos, y en la actualidad no existe ninguna fórmula, ni

optométrica, ni farmacológica ni quirúrgica para lograr influir en su desarrollo. Es importante destacar que a partir de los 21 años aproximadamente la miopía se estabiliza, y no evoluciona más.

Lo que sí se puede conseguir a cualquier edad, con el control y el seguimiento adecuados por parte de un profesional, es una óptima agudeza visual para la práctica de cualquier actividad, bien mediante la utilización de gafas, bien de lentes de contacto.

¿Qué ejercicios visuales se recomiendan para mejorar la visión de los miopes?Doctor-and-Patient_2

No existe ningún estudio científico riguroso que demuestre de forma fehaciente que la realización de ejercicios visuales mejore la visión en los miopes o logre detener la progresión de la miopía. La mejor medida es utilizar una compensación óptica adecuada y ajustada en todo momento a nuestro defecto de refracción.

Imprimí o compartí esta información con tus amigos!